ES

CONVOCATORIA DE MOVILIZACION INTERNACIONAL POR LA LIBERTAD DE LULA

Del 17 al 25 de abril en todas las Embajadas Brasileñas!

lulate

Días antes del segundo aniversario del Golpe de Estado, Brasil y el mundo asistieron estupefactos la prisión de Luiz Inacio Lula da Silva, el mayor líder popular del país, en funciones durante los últimos treinta años y uno de los presidentes con mayor reconocimiento internacional por el combate a la pobreza y la reducción de la desigualdad.

La condena a prisión de un inocente, a través de un proceso con innúmeros errores y absurdos jurídicos (falta de pruebas materiales, basamentos en declaraciones de delatores condenados a cambio de beneficios de reducción de pena), representa la continuidad del Golpe de 2016. Expresa también el abandono y la subversión de las instituciones democráticas brasileras por las fuerzas de la derecha.

A partir del dia 17 de abril de 2016, las fuerzas golpistas siguieron un guion claro. Primero,  derribaron a la presidenta Dilma Rouseff para enseguida avanzar de forma avasalladora en una nueva ofensiva neoliberal con nuevas privatizaciones, entrega de riquezas naturales al capital extranjero, desmonte de la industria nacional y una quita masiva de inversiones y derechos sociales, entre otras maldades.

Al mismo tiempo, instituciones al servicio de las clases dominantes, sectores del poder judicial y los medios de comunicación, buscan en conjunto controlar la vida política del país y desgastar política y materialmente el movimiento popular y las fuerzas de la izquierda. Construyeron a través de una intensa campaña de difamación, un teatro jurídico para arrestar a un inocente, acusado de corrupción pasiva y condenado sin pruebas. Es por eso que Lula es un preso político.

En continuidad a su proyecto estratégico, los golpistas buscan legitimarse ganando en las elecciones de 2018. Sin embargo, saben que eso solamente será posible si inviabilizan cualquier posibilidad de victoria de la izquierda. La condena injusta y apurada de Lula, tiene la clara intención de retirarlo de la disputa, dado que lidera las encuestas. Las fuerzas golpistas usaran todos los recursos posibles para impedir una victoria del pueblo en las urnas.

Finalmente, invitamos a todas las Organizaciones Políticas y Sociales, Movimientos Populares del Mundo y ciudadanos que luchan contra toda forma de injusticia y arbitrariedad, a sumarse en una amplia campaña internacional por la Libertad de Lula.

Con los hashtags #LulaLivre, #LulaInocente o #LulaPresoPolitico estamos organizando Comités de Solidaridad en todo el mundo y entre el día 17 y 25 de abril de 2018, nos movilizaremos rumbo a las Embajadas y Consulados Brasileros para manifestar nuestro repudio a la prisión de Lula y nuestra solidaridad al expresidente y al pueblo brasilero.

Reiteramos que, en este momento de grave ofensiva de la derecha brasileña, todas las acciones internacionales organizadas de 17 a 25 de abril son de extrema importancia, incluso porqué en este período es posible que hayan nuevas decisiones judiciales sobre el derecho de Lula defenderse en libertad, y será importante apóyalo. Informamos que La Via Campesina Internacional ya tiene acciones previstas para el día 17 en memoria al Masacre de Eldorado de Carajás y la Confederación Sindical Internacional (CSI) hizo una convocatoria a sus afiliados nacionales para que organicen actos internacionales #LulaLibre en el día 23.

Solicitamos que nos comuniquen las ciudades, lugares y horarios de los actos a través del mail freelulabrasil@gmail.com y que también nos envíen fotos, videos y otros registros de las actividades.

 

Marcha Mundial de las Mujeres Brasil, 2018

——————————————————————–

LLAMADA A LA ACCIÓN: 24 horas de acción en solidaridad feminista!

RANA PLAZA ESTÁ EN TODAS PARTES!…

24hes

Ya han pasado 5 años desde que unas 1000 mujeres murieron y otras resultaron heridas a consecuencia del derrumbe de los edificios de Rana Plaza en Bangladesh, donde trabajaban en condiciones inhumanas a cambio de un salario miserable. La noticia conmocionó al mundo entero. Hubo muchas acciones de repudio y exigencia de reparaciones por los daños ocasionados. Nosotras, Mujeres de la Marcha Mundial de las Mujeres unimos nuestras voces al grito de varios grupos y movimientos sociales que alrededor del mundo exigían el fin de la impunidad de las empresas transnacionales, no solo en Bangladesh, sino en todo el mundo.

En 2015, en el contexto de nuestra 4ª Acción Internacional, decretamos el 24 de Abril como día de Solidaridad y Acción global para recordar a las mártires del día a día y reflexionar sobre el trabajo de las mujeres en las dinámicas de la economía mundial. Nuestras reflexiones y análisis políticos en los diferentes lugares donde nos movilizamos y construimos nuestras luchas, nos ha llevado a concluir que fenómenos como el de Rana Plaza están en todas partes ¡y se manifiestan de muy diferentes maneras!

Las movilizaciones de este año en torno al 8 de Marzo representan, una vez más, una llamada de atención que los movimientos de mujeres en el mundo pretenden hacer en torno al trabajo de las mujeres y su contribución a la economía mundial. El llamado de una huelga general que contó con la respuesta de muchos movimientos y grupos de mujeres y alianzas sindicales para decir que el trabajo de las mujeres cuenta, y denunciar las varias formas de explotación y desigualdades.

Al aproximarse un nuevo 24 de Abril, nosotras, mujeres de la Marcha Mundial de lasMujeres, reafirmamos nuestra lucha, denunciando al sistema patriarcal-capitalista, que debido a la división sexual del trabajo, mantiene y perpetúa la desigualdad al someter a las mujeres al trabajo de reproducción y al mismo tiempo invisibilizar ese trabajo y descalificarlo dentro de una amplia esfera económica. El trabajo de reproducción y de cuidados es el que genera, reproduce y sostiene la vida que mantiene todas las demás dinámicas de la sociedad y de la humanidad. Sin embargo, el sistema capitalista y patriarcal se apropia de la fuerza de trabajo de las mujeres y, en muchas circunstancias, manipula y mercantiliza ese trabajo para promover sus lucros.

El sistema capitalista generó la crisis y la recesión. En estas circunstancias, vivimos el debilitamiento del Estado y la pérdida de su papel como guardián de las políticas públicas y de garantizador del acceso a los servicios de salud, educación, transportes, saneamiento y seguridad social de los ciudadanos y particularmente de las mujeres. En cambio, vivimos el fortalecimiento del poder de las empresas que toman el control de las instituciones y servicios a través de la privatización. Estas empresas reducen los servicios al mínimo y cobran fortunas por la prestación de los mismos. La mayoría de la población y particularmente las mujeres quedan desprovistas del ejercicio de sus derechos básicos.

Vivimos en una era de avance del capitalismo imperialista, con formas modernas de colonización de los pueblos y sus territorios: los acuerdos de libre comercio y los megaproyectos de inversión promueven la invasión territorial, la explotación y la mercantilización de la naturaleza y los sistemas de tierra, agua y bosques. Destruyen los medios de vida, la cultura y la sabiduría de los pueblos locales. Para el capitalismo, todo tiene precio y todo tiene substituto. ¡Pero nosotras sabemos que no!

Generan discordia, fomentan guerras y hacen imposible la vida local. El Norte se ha desarrollado a costa del colonialismo imperialista y hoy usa las mismas estrategias para salvarse frente a la crisis que ha creado. Las personas son forzadas a migrar del campo a las ciudades o de las ciudades a otros países, en busca de seguridad y mejores condiciones de vida. Pero muchas veces, las mujeres caen en redes de extorsión y tráfico de mujeres para explotación sexual o trabajos forzados, trabajo esclavo, en un callejón sin salida. Lo que parece bajo coste de producción en Asia, África o América Latina, representa un alto coste y la destrucción de la vida de las mujeres, la destrucción del ambiente y de la humanidad.

Este sistema patriarcal, capitalista y colonialista, no solo se organiza para debilitar al Estado, sino que destruye todas las formas de organización democrática que defiendan el bien común.

Por eso, nosotras, Mujeres de la Marcha Mundial de las Mujeres, en este 24 de Abril de 2018, nos movilizamos para reafirmar nuestras luchas en defesa de los sistemas que sostienen la vida y la valoración de nuestro trabajo como parte central de la economía y de todos los sistemas que garantizan la sostenibilidad de la vida. Defendemos los valores de la convivencia y de solidaridad entre las mujeres, entre mujeres y hombres y entre los seres humanos y la naturaleza.

Apelamos a todas las militantes de la Marcha Mundial de las Mujeres, a los grupos, organizaciones y movimientos aliados, a hacer un acto político en defensa del trabajo y de una economía justa, donde los derechos de las mujeres sean respetados, el día 24 de Abril, desde las 12:00 hasta la 13:00 y así estaremos unidas durante 24 horas, ¡alrededor del mundo!

¡Seguiremos en Marcha hasta que todas seamos libres!

 

____________________________________________________________________________________________

!Por nuestras muertas ni un minuto de silencio, sino toda una vida de lucha! 29511830_1460177064094387_3396327573385376155_n

La Marcha Mundial de las Mujeres manifiesta su pesar y profunda indignación por el asesinato de Marielle Franco, militante feminista y concejala por el Partido Socialismo y Libertad (PSOL) en la ciudad de Rio de Janeiro, Brasil. Fue asesinada a balazos cuando estaba en su automóvil este miércoles, 14 de marzo.

Exigimos la investigación del crimen para que su asesinato no quede impune y nos solidarizamos con las compañeras y compañeros del partido Socialismo y Libertad, con la familia y amigos de Marielle en este momento de dolor.

Marielle, una mujer negra nacida y criada en la favela de Maré, fue una militante de extrema importancia para el movimiento feminista del estado de Río de Janeiro. Luchó por la construcción de políticas para las mujeres en la ciudad, especialmente para enfrentar la violencia y para la defensa de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Recientemente, asumió la comisión que acompaña la intervención militar en Rio de Janeiro.

Hay fuertes indicios de que el asesinato de Marielle ha sido una ejecución política debido a las graves denuncias que la concejala presentaba acerca de la barbarie instaurada por la Policía Militar en las favelas de Rio de Janeiro, más recientemente en la favela de Acari este domingo, 11 de marzo.

Sumamos nuestras voces a las voces de todas y todos aquellos que denuncian el asesinato de Marielle como la primera ejecución política de la intervención militar en el estado de Rio de Janeiro. Se trata de un acto criminal que pretende silenciarnos. Denunciamos que Brasil está bajo un Estado de excepción en que las fuerzas fascistas actúan sin restricciones y avanzan en nuestra sociedad.

La ejecución de Marielle es un intento de atemorizarnos a todas y todos los que luchamos contra la violencia del Estado y contra las desigualdades. Esta violencia se dio también en la cruenta represión contra las y los profesores  y  funcionarios del municipio de São Paulo el mismo día del asesinato de Marielle. Se manifestaban contra el proyecto de ley que intenta reducir sus salarios para compensar el supuesto déficit del sistema de pensiones de jubilación de la ciudad.

Seguiremos reafirmando nuestra lucha expresada en las masivas manifestaciones de este 8 de marzo: por la vida de las mujeres, exigimos democracia. Alzamos nuestras voces para decir que no conseguirán pararnos, que no abandonaremos el camino hacia la construcción de una sociedad más justa e igualitaria para las mujeres y para todo el pueblo brasileño.

En todo el mundo, la MMM se une al reclamo de investigación del crimen y a las movilizaciones ante las autoridades responsables por esta investigación.

 !Seguiremos en marcha hasta que todas seamos libres!

 Marcha Mundial de las Mujeres Brasil (15/03/2018)

______________________________________________

 

Declaración del día Internacional de las Mujeres, 2018

#8Mes.png

Este 8 de Marzo de 2018, Día Internacional de las Mujeres, nosotras, mujeres de la Marcha Mundial de las Mujeres, mujeres diversas, de todos los pueblos, razas y edades, nos unimos una vez más para reafirmar que seguiremos en Marcha hasta que todas seamos libres de toda la opresión patriarcal capitalista y colonial. Seguimos con el feminismo como nuestra forma de vida y con las calles como nuestro espacio para manifestar nuestras demandas.

Denunciamos y resistimos frente al contexto político mundial, marcado por la creciente crisis económica, social, política, climática e ideológica, en definitiva, denunciamos el estado de guerra total donde nosotras, mujeres, ¡somos las principales afectadas!

Denunciamos los argumentos económicos y nacionalistas como forma de privarnos del ejercicio de derechos y libertades fundamentales y, como consecuencia, el boicot a la autonomía de las mujeres y los pueblos. Rechazamos todas las políticas de los gobiernos de derecha, que, cada vez más radicales, expresan odio, racismo, misoginia, intolerancia y demás formas de discriminación. Nos mantenemos firmes y en lucha contra la criminalización de los movimientos sociales. La lucha por nuestros Derechos y libertades es una forma de expresión justa, por lo tanto: ¡NO SOMOS CRIMINALES! Seguiremos en las calles y en solidaridad con nuestras compañeras asesinadas, perseguidas y privadas de su libertad y acción política.

Denunciamos y enfrentamos el avance de la militarización en todo el mundo como estrategia de control de la vida de los pueblos. La militarización refuerza el neocolonialismo, el neosaqueo y la apropiación del capital sobre los recursos naturales y es un soporte de enriquecimiento para la industria de armamento frente a la crisis. Además del permanente estado de guerra en Medio Oriente y África. Nos preocupan los movimientos de las potencias militarizadas del Norte que indican una amenaza de retorno a la guerra fría y la continua interferencia en los países del sur intentando promover el modelo de democracia neoliberal nórdico como la meta alcanzable.

Denunciamos los acuerdos de libre comercio, que empobrecen cada vez más a los pueblos del sur global. La apropiación, privatización y mercantilización del conocimiento, de la tierra, el agua, la salud, la educación y demás bienes comunes, agudizan las condiciones de explotación en el trabajo de las personas empobrecidas y dejan sin oportunidades a las futuras generaciones, perpetuando el círculo de la pobreza. La industria extractiva y el agronegocio siguen degradando nuestra salud y nuestras condiciones de vida, mientras las élites políticas acumulan una riqueza basada en la corrupción y la impunidad y construyen Estados en función de los intereses de las transnacionales. Reafirmamos que seguiremos sacando nuestros cuerpos a la calle para enfrentar la situación, ya que las instituciones de derecho están cada vez más fragilizadas frente al poder del capital y no funcionan como deberían. Las fuerzas del mercado desnutren el estado social y de derecho.

Denunciamos el asesinato del planeta por la institucionalización de un universalismo occidental y por la búsqueda desenfrenada del lucro. El cártel formado por las corporaciones multinacionales antiéticas está destruyendo la madre tierra que nos mantiene. Los acuerdos climáticos han creado falsas soluciones fundamentadas en un marketing de lenguaje cada vez más vacío, ¡y que perpetúa la violencia contra la naturaleza! Nosotras, mujeres de la Marcha Mundial de las Mujeres, mujeres del campo y de las ciudades, estamos a favor de sostener la vida. Damos nuestras vidas por defender la naturaleza de la cual vivimos, de la que hacemos parte y que nos mantiene allí donde estamos (el agua, la tierra y los bosques en nuestros territorios), pues creemos en modos de vida que interactúen de forma sostenible con los recursos naturales.

Denunciamos un mercado que explota y precariza las condiciones de trabajo de las mujeres con largas jornadas de trabajo, bajos salarios y exposición a riesgos diversos; denunciamos la precarización del trabajo doméstico y de cuidados. Un trabajo que garantiza el sustento de la vida humana, que nutre, harmoniza, enseña, ampara. ¡Un trabajo invisibilizando e infravalorado! Cuestionamos la división sexual del trabajo que sobrevalora el trabajo socialmente concebido para los hombres a partir de la negación del valor del trabajo atribuido a las mujeres. ¿Cómo puede el mundo pretender inferior la realización de las tareas más básicas para la existencia humana, como el acto de cocinar que nos alimenta y el de limpiar el lugar donde vivimos y dormimos? El trabajo ejercido por las mujeres es la base para sostener la vida y por lo tanto, una importante fuente de contribución económica. Exigimos el reconocimiento del valor del trabajo doméstico, pues las contribuciones económicas van más allá de lo que puede ser monetizado.

Denunciamos a la industria de la ayuda internacional y los programas de desarrollo, en particular a los que se centran en las cuestiones de género, como agentes que promueven las agendas neoliberales e imperialistas, perpetuando la discriminación, racialización y explotación de mujeres de los países del sur.

Denunciamos y seguiremos denunciando siempre todas las formas de violencia porque, no olvidamos la violencia machista que enfrentamos cotidianamente en espacios públicos y privados. Gritamos bien alto ¡BASTA! Basta de abusos, violaciones, matrimonios forzados y feminicidios que no suceden únicamente en países de Asia y África, sino que están presentes en las vidas de las mujeres de todas las clases y en todo el mundo. Nuestros cuerpos y nuestras vidas nos pertenecen y ese derecho no es negociable.

Enaltecemos, apoyamos y participamos en iniciativas para acabar con el silencio, como son los recientes movimientos de denuncia y de ocupación del espacio público: Marcha das Mulheres, Time´s up, #metoo, ¡Ni una a menos!, ¡Vivas nos queremos! y la Huelga Internacional de Mujeres, así como en iniciativas que se suman a las luchas permanentes e incontornables que venimos tejiendo contra la opresión del sistema patriarcal, capitalista y colonialista.

Enaltecemos las luchas y resistencias de las mujeres que trabajan a nivel local construyendo nuevas narrativas y reescribiendo la historia de las poblaciones marginalizadas, manifestando la diversidad y multiculturalidad de los pueblos, la solidaridad como estrategia de subversión del sistema actual y como estrategia de humanización, contribuyendo así para la transformación de las sociedades, haciéndolas más justas e iguales.

Es por todo ello y más, que nosotras, mujeres de la Marcha Mundial de las Mujeres, como movimiento de acción permanente, marcharemos este 8 de Marzo.

Estaremos realizando acciones alrededor del mundo durante las 24 horas del día 24 de Abril de 2018 para reafirmar que `Rana Plaza está en todas partes´; estaremos denunciando a la industria textil, a las transnacionales y todo tipo de explotación en el trabajo de las mujeres.

Seguimos rumbo al XI Encuentro Internacional donde del 22 al 28 de Octubre, en el País Vasco, construiremos colectivamente utopías y alternativas, ¡para marchar por un Mundo de justicia, libertad y paz!

¡Seguimos transformando nuestro dolor en fuerza!

¡Seguimos confiando en la Solidaridad y el trabajo colectivo!

Seguimos en Marcha , Mujeres… ¡Siempre!

 

____________________________________________________________________________________________

CALENDARIO INTERNACIONAL DE ACCIONES, 2018

CalendarES.png

 

 

 

Advertisements